lunes, 19 de diciembre de 2016

"Cuando éramos malos" Chile en España 2001, 2002 y 2006.



“CUANDO ÉRAMOS MALOS”


                La generación actual de hinchas del fútbol chileno disfruta los ecos de la consagración de La Roja en la Copa América de 2015 y el bis apuntado en 2016 jugando la edición del Centenario. Además, se encamina a clasificar a su tercer mundial consecutivo y cuenta con el camino conocido en la copa de las Confederaciones que se escenificará en Rusia en 2017. Sin embargo, en el presente siglo, hubo un momento en que se tocó fondo, futbolísticamente hablando, y la clasificación a los mundiales asomó como una quimera, complementada por pobres presentaciones a nivel de clubes (parecido eso sí a la escena actual) y escuálidas participaciones de selecciones menores (anotamos el mundial sub 20 2001 como el único hito). Por eso, una rápida revisión del vilipendiado ránking FIFA nos muestra a Chile paseando por los lugares cercanos al número 20 en 2000, cuando los fulgores de la generación de Francia 98 comenzaban a apagarse, con el recordado 3-0 a Brasil en agosto de ese año. Para 2001, el escenario se oscureció aún más, llegando a ocupar el sótano de la clasificación sudamericana, con derrotas dolorosas (ante Venezuela en Santiago), para entonces, el ránking veía cerrar el año a Chile en el lugar 39. La inactividad de 2002 (sólo se jugó un amistoso oficial o clase “A”, ante Turquía) envió a La Roja al puesto 84 de selecciones, el más bajo desde que se usa el sistema (1993). Una regular presentación global en el camino a Alemania 2006 (mundial al que Chile no clasificó) mejoró la presencia de la selección en el mentado ránking FIFA, ese mismo que vio hace poco instalarse a nuestro representativo entre los 10 mejores, sin intenciones de moverse en el corto plazo. Volviendo a la década anterior, la escasa valoración de nuestra selección repercutió en un natural rechazo a involucrarse con otros seleccionados, con más pergaminos. ¿Cómo afectó esto? Hubo que recurrir a pactar encuentros con seleccionados regionales o autónomos en España, que tradicionalmente cierran su año enfrentando a alguna selección de segundo o tercer orden mundial (salvo excepciones como Brasil o Francia que se han asomado por España a fines de diciembre). Chile fue invitado en tres ocasiones a suelo europeo a enfrentar a diversos representativos y las tres veces volvió con las manos vacías, solo con derrotas, por lo que hoy, a diez años del último partido parece impensado creer que nuestro linajudo seleccionado se desplace o reúna entre celebraciones navideñas o de año nuevo a jugar por un poco más que el orgullo deportivo. A continuación revisamos tres viajes y tres derrotas, que no hay que obviar a la hora de reconocer como incidieron, quizás de manera marginal en la formación de un plantel que una década más tarde, se codea con los mejores del mundo:
Ø  Cataluña 1 – Chile 0 (28 de diciembre de 2001): Con el aval de no caer desde 1957, desde donde había totalizado 13 encuentros invictos, los catalanes recibieron a la selección chilena, dirigida por Jorge Garcés, que había cerrado un traumático proceso clasificatorio a Japón y Corea 2002, en el último lugar y sin ganar un partido clasificatorio desde 2000 (aun cuando en la Copa América de Colombia se había alcanzado cuartos de final), jugando un pésimo fútbol y presentando nominaciones que distaban de épocas anteriores donde brillaron nombres como Iván Zamorano o Marcelo Salas en las citaciones. El viaje a tierras españolas tuvo como destino el día de los inocentes, en el Camp Nou con más de cincuenta y seis mil espectadores que vieron un partido “chato”, dominado en parte por la presencia de Josep Guardiola, que vivía sus últimas temporadas en la alta competencia europea (en 2002 pasó al Brescia italiano) que a su vez contaba con reconocidos escuderos en el campo: Puyol, Celades, Sergi, Victor Valdés, entre otros. ¿Chile? Llevó 18 jugadores y sólo Nicolás Peric no vio acción en la cancha del Barcelona. La selección formó con: Carlos Toro, Héctor Robles (Cristián Gómez 84’), Alex Von Schwedler, Raúl Muñoz; Fernando Solis (Mauricio Rojas 61’), Raúl Palacios (Patricio Almendra 78’), Marco Villaseca (Luis Medina 70’), Víctor Cancino; David Pizarro; Jaime Valdés (Fernando Martel 46’) y Carlos Verdugo (Julio Gutiérrez 65’). El único gol del partido fue obra de Luis García, al minuto 56, quien recibió un largo pase de Xavi Hernández (que había reemplazado a Pep), controló ligeramente con la mano y batió a Toro. A pesar de la derrota, la prensa local reconoció en los nacionales “una selección tan renovada como interesante que tenía prima incluso por empatar”. El regreso de la selección pasó inadvertido, y se mezcló con las celebraciones del año nuevo, un 2002 en que seguimos marcando el paso a nivel de selecciones.


Duelo de capitanes en Cataluña: Pep versus Pek.

Ø  Andalucía 3 – Chile 2 (27 de diciembre de 2002): Si lo visto en 2001 había sido decepcionante, lo hecho en 2002 tuvo tintes más oscuros para la selección chilena que sólo consignó un partido ante Turquía (César Vaccia en la banca) como único apretón en el año, que por lo demás se saldó con derrota. La nueva visita de Chile a tierras hispanas fue para medirse ante un seleccionado que mostraba nueve partidos invictos desde 1965, dando cuenta de un funcionamiento irregular en el tiempo. Sin embargo, la jornada vivida en La Rosaleda (estadio del Málaga) sirvió para despedir a Fernando Hierro quien había hecho lo mismo tras el fracaso hispano en el mundial de Japón y Corea, por lo que Chile acompañó de mejor manera que el año anterior la fiesta de los anfitriones. Tras un primer tiempo que acabó sin goles, las emociones se aglomeraron en la segunda etapa, donde los dirigidos por Vaccia encontraron dos goles que finalmente no pudieron revertir la suerte chilena, que vio inclinarse por 3-2 el resultado en contra. Los nacionales formaron así: Eduardo Lobos (Nicolás Peric 77’), Waldo Ponce, Ricardo Rojas, Rafael Olarra; Cristian Álvarez, Raúl Muñoz (Jorge Ormeño 88’), Jorge Acuña, Denis Montecinos (Mauricio Donoso 65’); David Pizarro; Reinaldo Navia y Joel Soto (Luis Ignacio Quinteros 55’). Los goles fueron de Álvarez (68’) y Quinteros (83’). Fue amonestado Jorge Acuña. No vieron acción en cancha Marcos González, Moisés Villarroel, Sebastián Pardo, Milovan Mirosevic, Rodrigo Meléndez y Arturo Norambuena.


Fernando Hierro, histórico del fútbol español, el día de su despedida ante Chile.

Ø  Aragón 1 – Chile 0 (28 de diciembre de 2006): Chile asomó como el primer seleccionado nacional en enfrentar a los aragoneses. La histórica jornada se escenificó en Zaragoza, y fue la última vez que La Roja se asomó por España para jugar este tipo de compromisos. La ocasión se enmarcó como beneficio para el SIFUP, que contó con el apoyo de Elías Figueroa, que dirigió a los chilenos. En la previa del encuentro, “Don Elías” encontró muchas complicaciones para configurar el equipo que se presentaría en La Romareda, principalmente por las complicaciones asociadas a la fecha, y porque para entonces la selección ya había esbozado una leve recuperación en cuanto a prestigio y el fútbol chileno pasaba por un buen momento a nivel de clubes (Colo Colo había llegado a la final de la Copa Sudamericana, mientras que La Roja se empinaba en el lugar 41 del ránking FIFA), de todas formas, el equipo chileno se presentó con nombres con amplio recorrido en nuestras cancha como Sebastián González, Johnny Herrera, Luis Pedro Figueroa y Miguel Riffo, entre otros. El partido fue mediocre, y no logró entusiasmar a las casi diez mil personas que se arrimaron a presenciarlo, entre ellos muchos chilenos. Incluso se consignaron incidentes de los aficionados locales con la policía, que felizmente no trascendieron más allá de escaramuzas. Cuando el partido vivía su primer minuto de tiempo agregado, Javi Suarez pudo batir a Herrera y señalar la exclusiva cifra que puso fin a las andanzas chilenas de fin de año por España. Chile formó con: Johnny Herrera, Boris Rieloff, Miguel Riffo, Marcos González, Eros Pérez, Manuel Iturra, Francisco Arrué (Carlos Garrido 46’), Carlos Villanueva (Gamadiel García 72’), Luis Pedro Figueroa, Sebastián González (Leonardo Monje 78’) y Juan Gonzalo Lorca. Para 2007, Marcelo Bielsa comenzaría a encargarse de restaurar la imagen del fútbol de la selección, ideando un camino que se tradujo en el origen del momento actual, que casi diez años más tarde hacen dejar en el más oscuro de los recuerdos los partidos que se jugaron “cuando éramos malos” o así se nos hacía ver.

                                      
Los equipos antes del inicio del juego.




La barra chilena en Zaragoza



Johnny Herrera,  en la tradicional fotografía de capitanes y árbitros.



El once inicial de Chile: Herrera, Iturra, Pérez, Lorca, Villanueva, Arrué, Rieloff, Riffo, Figueroa, Sebastián González y Marcos González.




El cuerpo técnico nacional encabezado por Elías Figueroa.

@puertomontt25

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada