domingo, 1 de enero de 2012

Cuando los veranos eran de estrellas y goles.

El siguiente artículo está basado en la nota que realizó Raul Neira ( @raulneirab ) para la Revista Don Balón, de Enero de 2000, en su publicación Número 400.

Comienza otra extensa temporada llena de fútbol, pero antes de esto los equipos, insertos en el festival de rumores veraniegos, programan partidos de pretemporada para ir armando sus piezas. Actualmente, la mayoría de estos partidos tienen un aura de improvisación, con escaso brillo, y exigua convocatoria. En la presente nota, hablaremos de los Torneos de Verano que se realizaban en la década de 1960 en el Estadio Nacional, y que gozaban de una importancia y algarabía de marca mayor.

El primero de ellos comenzó en Marzo de 1963, con la jornada doble entre Vasco da Gama vs Universidad Católica y Peñarol vs Colo Colo. En aquella ocasión fue un Pentagonal, siendo la Universidad de Chile el quinto protagonista. Los azules, que venían de ser campeones nacionales hace poco, lograron revalidar su jerarquía obteniendo el Torneo, con resultados holgados como ante los uruguayos (6-1) y ante Colo Colo (4-1). Los otros partidos los empató. Según el autor “La moda era utillizar muchos delanteros. Así lo demostraron la UC (Orlando y Jaime Ramírez, Armando Tobar y Fernando Ibáñez) y Colo Colo (Luis Hernán Álvarez, Francisco Valdés y Bernardo Bello). En Peñarol destacó el central Gustavo Matosas”. Según la Revista Gol y Gol: “Es un equipo extraordinario, como nunca tuvo otro el fútbol chileno”, refiriéndose al nivel de la “U”. En este equipo, destacaron Leonel Sánchez, Carlos Campos, Rubén Marcos, Braulio Musso, entre otros. En las 5 jornadas dobles, nunca la asistencia fue menor a 32.000 espectadores, salvo la tercera, con 22.678.

Para 1964, el número de equipos también fue cinco. Así terminaron: Universidad de Chile primero, revalidando su título; luego, Flamengo, Nacional, Racing y Colo Colo. En Racing jugó Cardenas, en Nacional Méndez, y los brasileños tenían figuras como Alves, Airton, Carlinhos y Paulinho. La asistencia nunca fue menor a 38.000 espectadores.

En 1965, el número de equipos aumentó a seis, incluyendo a potencias como el Santos, River Plate y la Selección de Checoslovaquia, sumándose a los tres grandes chilenos. En los brasileños deslumbraron Pelé y Coutinho. En River, Mas, Solari y Lallana. El partido más emocionante fue el Santos 6-4 Checoslovaquia, con triplete de Pelé y dos de Coutinho. Gol y Gol decía: “Jamás se vio en el Nacional un fútbol semejante al de los primeros 45 minutos, donde todo fue extraordinario”. El campeón fue Santos, que sólo cayó ante River. La asistencia más baja fue en el partido inaugural, Checoslovaquia 4-3 U. de Chile, con “sólo” 58.860 espectadores. En esta edición se dio la jornada con mayor asistencia histórica, con 72.059 espectadores para el Checoslovaquia vs U. Católica y Santos vs U. de Chile.

En Febrero de 1967 volvió la fiesta del verano. Santos, con Pelé, fue nuevamente la gran atracción. Sin embargo, la diferencia de gol le dio el campeonato al Vasas, de Hungría. El conjunto europeo destrozó 9-3 a Colo Colo, mientras que el gran baile brasileño fue ante la Universidad Católica (6-2, con 4 de O Rey). Sobre este partido, se escribió “Pocas veces jugó Pelé con más libertad. Anotó cuatro goles y siempre estuvo suelto”. Además de los 4 equipos mencionados, participaron Universidad de Chile y Peñarol.

Para la versión de 1968, la cantidad de equipos aumentó a ocho. Participó la Selección de la República Democrática de Alemania (con Vogel como gran figura), que acabó en el tercer lugar. El campeón fue el Santos, secundado por la Universidad Católica, de grandísima actuación según los medios, teniendo a Nestor Isella como gran figura. También participaron el Vasas, el seleccionado de Checoslovaquia (con Masopust), Universidad de Chile, Colo Colo y Racing (reciente campeón del mundo, con Raffo, Cárdenas, Basile, entre otros).

En 1969, Colo Colo al fin obtuvo el campeonato. Sobre el conjunto albo se escribía: “El Cacique puso ambición, fe y ansias de triunfo. Castro puso su cuota de efectividad… Francisco Valdés fue el eje y razón”. Fue un torneo de grandes figuras: el Dinamo Moscú (subacampeón) vino con Lev Yashin al arco. Grandes porteros trajeron también Peñarol (Mazurkiewicz) y Santos (Gilmar). Rivelinho era la gran figura del Corinthians, Veira de San Lorenzo y Lasso en la U. de Chile.

1970 fue el año del último torneo de verano. Santos nuevamente se coronó, con Pelé y Coutinho a la cabeza. Colo Colo subcampeón con Caszely y Zelada como estandartes. Luego, U. Católica (Sarnari como figura descollante), Dinamo Zagreb (Piric), U. de Chile (Spedaletti) y el América de México (Cisneros).

Así, los veranos de hace medio siglo gozaban de una espectacularidad envidiable para los tiempos actuales. Es de esperar que en algún momento se puedan replicar estas iniciativas para enamorar nuevamente al hincha criollo.

2 comentarios:

  1. El 68 Vasas le propinó 9-3 a CC... creo que es la única vez en la historia que le han metido 9 goles a CC...
    Saludos. Muy bueno el Blog
    saludos
    @puertomontt25

    ResponderEliminar
  2. doy las gracias eternas a mi padre que desde mis 10 años hasta los 17, me dio la libertad para que gozase de estos inolvidables torneos de verano, y hoy a mis 60, recuerdo con mucha nostalgia partidos memorables, entre ellos por supuesto el más recordado, Santos 6 Checoslovaquia 4, y como anecdota, recordar que en aquel partido el equipo de Santos vistio pantalones azules facilitados por los chunchos debido al parecido en la indumentaria con sus rivales checos. Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar