lunes, 10 de septiembre de 2012

Historias Eliminatorias: Costa Rica a Italia 1990


En 1985 estuvieron a punto. Habían derrotado a Estados Unidos en California, pero en el grupo final no pudieron con Canadá. Para 1982 fueron relleno del grupo que lideraron El Salvador y Honduras.  Rumbo a Argentina 1978, nuevamente eliminados en la primera fase, ante El Salvador y Guatemala, perdiendo en casa la posibilidad ante los primeros de avanzar al grupo final.  Para 1974, el frente a frente a Honduras lo perjudicó, mismo verdugo del camino hacia México 1970. En 1965, lideraron su grupo en la primera fase ante Guayana Holandesa y Trinidad y Tobago. En la segunda ronda, perdió sus chances al ceder puntos como local ante México, posterior clasificado. Ocurriría lo mismo en las dos clasificaciones anteriores, donde el seleccionado azteca lograba los pasajes a Chile y Suecia en la cara de los ticos. De esta manera, el seleccionado de Costa Rica solo acumulaba sinsabores en sus intentos por alcanzar la máxima cita planetaria. Ya había alcanzado algunos logros, como la Copa de Oro en varias ocasiones, pero la meta era el debut mundialista.

Adiestrados por Marvin Rodríguez – dueño de una larga tradición en el fútbol tico – y figuras como Juan Cayasso, Hernán Medford, Claudio Jara, Gabelo Conejo y Evaristo Coronado, la selección costarricense debía disputar un frente a frente ante Panamá por la primera fase. No era una tarea complicada, sin embargo, el empate a un tanto en San José hacía pensar en una nueva decepción. No obstante, dos semanas más adelante la selección tica se haría fuete en Ciudad de Panamá logrando un 2-0 y el cupo para enfrentar la segunda ronda eliminatoria.



La segunda ronda sería ante México, en un nuevo frente a frente. Palabras mayores y un gran desafío para los ticos, que sin embargo, se vieron beneficiados por el escándalo mexicano en la inscripción tramposa de dos jugadores para un torneo sub-20. La FIFA determinó castigar a los cuates con la descalificación en el proceso eliminatorio, con lo cual Costa Rica estaba por secretaría en el grupo final. La fase final se disputaba en un solo grupo de cinco equipos, clasificando los dos primeros a Italia. Por primera vez en su historia, Costa Rica tenía al alcance de la mano su primera clasificación mundialista. Los integrantes del grupo eran Guatemala, Trinidad y Tobago, El Salvador y Estados Unidos. El primer partido era en Ciudad de Guatemala, donde cayeron por la cuenta mínima. A la semana después, la revancha en San José, con un trabajado triunfo por 2-1. Luego, la prueba de fuego ante Estados Unidos. El solitario gol de Gilberto Rhoden, y el sueño no parecía tan lejano



Luego sería el turno de visitar a los norteamericanos, cayendo por el mismo resultado, gol obra de Tab Ramos. La clasificación aún estaba al alcance de la mano, lo que hacía imperiosa la necesidad de los triunfos en San José. 28 de Mayo de 1989 y visita a Trinidad y Tobago. Empate a un tanto con gol de Evaristo coronado y se alcanzaban los cinco puntos. El resto de los equipos aun no jugaba muchos partidos, con lo cual la selección tica lideraba cómodamente la tabla de posiciones. En la revancha ante los caribeños, nuevo triunfo en San José, y la visita a El Salvador aparecía como trascendental. Un triunfo histórico –con ciertos incidentes- el 25 de Junio de 1989 por 2-4, ponía un paso y medio a los costarricenses en la cita italiana.



Sin embargo, había que sellar el paso en San José ante los salvadoreños. La fecha era el 16 de Julio de 1989, y el cabezazo inolvidable de Pastor Fernández daba por primera vez la clasificación  la selección de Costa Rica a un evento planetario.



Los partidos siguientes solo serían para buscar al acompañante de los ticos –Estados Unidos-. La presentación costarricense en el mundial, a pesar de algunos vaivenes, fue brillante, dada su “conocida” historia. Meses antes de iniciar la justa, Marvin Rodríguez fue reemplazado sorpresivamente por el trotamoundos Bora Milutinovic. En Italia, sin embargo, el trabajo del yugoslavo dio frutos, logrando que los ticos vencieran a europeos enconados como Escocia y Suecia. Solo los checoslovacos en octavos de final quebrantarían el sueño. Sin embargo, la campaña realizada por los centroamericanos no se olvidará jamás en esas tierras, ya que puso las bases para nuevos logros y clasificaciones que vendrían en los años posteriores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada