domingo, 13 de enero de 2013

Copa Libertadores: campeones que apenas clasificaron


En el presente artículo, revisaremos aquellas campañas clasificatorias que no solo se destacan por lo apretado en su ejecución, sino porque permitieron además darles cupos a equipos que luego marcarían un hito en la historia de la Copa. Estas son los cuatro inicios de procesos más importantes.

PEÑAROL 1960
El primer campeón de América tuvo que sufrir mucho para clasificar a la Copa. Para el recién creado torneo, el representante uruguayo debía ser el campeón del torneo nacional de 1959, que disputaron reñidamente hasta el final el carbonero, Nacional y Racing de Montevideo. A la última fecha llegaron Peñarol y Nacional con 24 puntos, mientras que Racing con 22. El manya venció a Racing por 2-0, mientras que Nacional logró triunfar ante Rampla Juniors. Así, los dos principales equipos orientales terminaban empatados en puntos, obligando a un encuentro definitorio. Este se jugaría el 20 de Marzo de 1960, incorporando Peñarol a Alberto Spencer, por entonces un desconocido delantero ecuatoriano. Nacional alegó que no podían incluirse refuerzos, ya que se trataba de la continuación del campeonato de 1959. Sin embargo, la asociación uruguaya autorizó a Peñarol y este logró vencer sobre el final del partido al Bolso, gracias a los tantos de Luis Cubilla y Carlos Linazza (que había llegado junto con Spencer). Así, Peñarol se coronaba campeón y obtenía el único cupo uruguayo para disputar la primera Copa Libertadores de América. Luego de tres meses, Peñarol estaría levantando el cetro continental en una apretada final ante Olimpia para inscribirse en la historia.



INDEPENDIENTE 1964
Independiente fue el primer campeón argentino en la Libertadores. Logró los títulos de 1964 y 1965. Sin embargo, la clasificación a la Copa guarda una gran polémica. En 1963, llegó a la última fecha con dos puntos de ventaja ante River. El Rojo recibiría a San Lorenzo, mientras que el Millonario haría lo propio con Argentinos Juniors. River cumplió con su labor, y ganó por 3-2 a los bichos de la Paternal. Pero el encuentro entre Independiente y San Lorenzo pasaría a la historia por dos hechos: primero, lo expresivo del marcador y, segundo, el escándalo arbitral. El Bambino Veira había anotado la primera cifra para los gauchos de Boedo en un encuentro en que el árbitro Valverde era muy permisivo con el juego brusco del equipo de Avellaneda. Con este clima adverso, San Lorenzo no pudo sostener la ventaja que celebraba River, y le dieron vuelta el resultado con un penal dudoso de por medio. La violencia de Independiente continuaba, al igual que la pasividad del referee, con lo cual los jugadores de San Lorenzo decidieron boicotear el partido y no luchar más. Así,  vieron como el Rojo anotaba uno y otro gol, hasta llegar a la cifra de 8-1. La guinda de la torta la puso el Coco Rossi, que en un arrebato de ironía, luego de centrar desde la mitad de la cancha, clavó un autogolazo en el ángulo de su arquero Irusta. Era el 9-1 definitivo. 9-1 que no solo coronaba a Independiente como campeón, sino que le daba los cupos para la Copa Libertadores de 1964, donde nacería toda su exitosa campaña internacional.



INDEPENDIENTE 1972
De nuevo el Rojo. De nuevo sobre el final. Esta vez no hubo escándalo, sino que solo una remontada heroica y una definición electrizante. Para la Copa Libertadores de 1972, los representantes del fútbol argentino serían el campeón del Torneo Nacional (Rosario Central) y el ganador de la definición entre el campeón del Torneo Metropolitano 1971 (Independiente) y el subcampeón del Torneo Nacional del mismo año (San Lorenzo). Para obtener ese campeonato Metropolitano, Independiente debió sufrir en demasía. Es más, a la última fecha llegó Vélez como líder, con un punto sobre el conjunto de Avellaneda. Un Vélez dirigido por el chileno Andrés Prieto y comandado por Carlos Bianchi. En el final, el Fortín no pudo en casa ante Huracán, mientras que Independiente se coronaba ante Gimnasia de La Plata como local, con goles de Maglioni y Pastoriza. Luego, en diciembre de aquel año, nuevamente sería San Lorenzo el equipo a vencer para clasificar a la Copa. Lograrían el triunfo con un apretado 1-0, anotado nuevamente por el Pato Pastoriza. Gol que le permitió clasificar a la Copa de 1972. Gol que le permitió empezar a escribir la leyenda más exitosa en toda la historia de la Copa.



SAO PAULO 1992
El gran Sao Paulo de Telé Santana clasificó sufridamente a la Copa Libertadores. Tuvo que luchar su cupo en el torneo nacional, donde participaron 20 equipos en una rueda. Los 4 mejores clasificados accedían a un liguilla final, donde el equipo paulista fue el primero en obtener su cupo. Los restantes equipos serían Bragantino, Fluminense y Atlético Mineiro. En semifinales, les correspondía enfrentarse al conjunto mineiro, donde en los dos partidos no se sacaron ventajas. Por su posición en la tabla del torneo regular, Sao Paulo obtuvo el pase a la final, donde lo esperaba Bragantino, otro equipo paulista. En un ida y vuelta muy parejo, solo el gol conseguido en la ida por Mario Tilico pudo desnivelar la balanza para el equipo de Santana en desmedro del dirigido por Carlos Alberto Parreira y que tenía a Mauro Silva como principal figura. De este modo, el Sao Paulo de Zetti, Cafú, Zago, Raí, Müller, etcétera, pudo obtener pasajes para la Copa, donde conseguirían su primer título y además dejar una huella como uno de los mejores equipos en toda la historia del fútbol mundial.


Por Luis Armandoski

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada