martes, 8 de octubre de 2013

Eliminatorias: clasificaciones agónicas (Parte 4)

Para 1977, España cargaba con una pesada mochila de sinsabores. Por eso, no podía dejar escapar la chance de clasificar a Argentina, a pesar de chocar con poderosos rivales como Yugoslavia y Rumania. Para el último partido en Belgrado, solo necesitaban no perder y, sobretodo, vencer a los miedos que tenían impregnados. El partido avanzaba en un clima áspero y muy adverso, y no se hacían daño, hasta que Cano al minuto 71 hacía gritar a una nación entera. España estaba de vuelta por fin en un mundial, tras una larga batalla.



España 1982 sería el primer mundial neozelandés y, para ello, los oceánicos debieron sufrir más de la cuenta. Luego de triunfar en el grupo inicial sobre Australia, debía enfrentar la zona final de 4 equipos, donde los dos primeros obtendrían los cupos. Kuwait arrancó bien y se aseguró la primera plaza, previendo que Nueza Zelanda y China pelearían el segundo lugar. Y hasta el último partido, China adelantaba por dos puntos y 5 goles de diferencia. Los oceánicos debían completar el grupo jugando en Arabia, y necesitaba ganar por 5 para forzar un desempate. Y lo consiguió en el primer tiempo, pero no pudo anotar más para definir ahí mismo la clasificación. El 10 de Enero del 82 venció por 2-1 a China en Singapur, y así sellaba su sufrida clasificación a su primer mundial.


Era un clásico sin duda, y jugarían a muerte hasta el final. Gales y Escocia lucharían en el último partido del grupo por ese lugar ante Australia en 1985, sabiendo que España sería el líder del grupo y obtendría el cupo directo. Llegaban al último partido en Cardiff con la misma cantidad de puntos, pero con una ventaja en la diferencia de gol para los escoceses, por lo cual el empate les valía. Incluso, la victoria podía ponerlos en la lucha del primer lugar, pero de eso ni se acordaban cuando Mark Hughes ponía las cosas 1-0. La tarea era obtener el empate para el repechaje y este solo se alcanzaría luego de un dudoso penal a falta de pocos minutos para terminar el partido. Gol de Cooper y Escocia se instalaba en el repechaje, donde vencería cómodamente a los australianos.



Todos los grupos europeos rumbo a Estados Unidos 1994, salvo alguna excepción, fueron dramáticos hasta el final. Y este suspenso no liberó a Italia que debió luchar hasta el final. Recibía en el último duelo a Portugal, con la misma cantidad de puntos, pero con ventaja en la diferencia de goles. Suiza, con un punto menos, jugaría ante Suiza como local, por lo que una derrota tana los condenaba a la eliminación. Y el partido ante los lusos fue emotivo hasta el final, a pesar de la ausencia de goles. Cualquier gol portugués los dejaba sin mundial y las instancias de cada equipo eran muy claras. Eso hasta que al minuto 83 Dino Baggio hacía crujir el Giuseppe Meazza y aseguraba la clasificación. No pensarían que tanto sufrimiento se coronaría con un vicecampeonato mundial.




La clasificación de Japón a Francia 1998 fue dramática. Quizá la mayor, ya que se decidió en el último minuto. Japón e Irán jugaban una repesca para determinar al tercer asiático clasificado, ya que ambos salieron segundos en sus grupos, tras Arabia y Corea. En Malasia, a partido único, debían definir al clasificado, y los persas dominaron el partido hasta el minuto 75, donde Jo puso las tablas. Luego, prórroga, donde de no definirse, provocaría la “lotería” de los penales. Y hasta el minuto 119 se mantenía la paridad, hasta que Masakuyi Okano hacía estallar a un país entero con su gol en un rebote. Japón se instalaba por primera vez en un mundial e Irán iría a protagonizar otra clasificación agónica, que ya revisaremos.


Luis Armandoski

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada