jueves, 10 de octubre de 2013

Eliminatorias: clasificaciones agónicas (Parte 6)

Ecuador recién vino a clasificar a su primer mundial en 2002, pero 36 años antes tuvo una gran posibilidad. Compartía grupo con Colombia y Chile, clasificando el líder a Inglaterra. Y arrancaban muy bien luego de vencer a Colombia en los dos partidos. Como Chile había caído en Barranquilla, a Ecuador solo le bastaba un triunfo ante la Roja en Guayaquil y lo conseguían gracias al tempranero gol de Alberto Spencer. Sin embargo, Chile fue capaz de darlo vuelta y Raymondi puso el empate definitivo cerca del final. Ecuador estuvo a nada de hacerlo y tampoco pudo lograr el empate en Santiago, donde cayó 3-1. En la definición disputada en Lima, tampoco pudo hacer mucho. La suerte ya estaba echada; ese partido en Guayaquil iba a ser la primera vez.


Se piensa que las clasificatorias en CONCACAF son un trámite para México. Más aun cuando su gran rival, Estados Unidos, no están en competencia. Rumbo a 1994, México disputaba la liguilla final donde se entregaba un cupo directo frente a Canadá, El Salvador y Honduras. Sería ante los primeros con los cuales debería batallar y dilucidar todo en el último partido a jugarse en Toronto. Si Canadá ganaba, clasificaba. Con ese escenario, México tendría que haber disputado un doble repechaje para ir al mundial vecino. Y las cosas se ponían negras cuando Bunbury inauguraba la cuenta para los canadienses. A pesar del nerviosismo, el mítico Hugo Sánchez igualó antes del primer tiempo. Ya solo sobre el final, Cruz pudo finiquitar la clasificación, no exenta de dramatismo. Canadá en tanto, perdería ante Australia que a la vez caería ante Argentina. Nunca más los canadienses estuvieron tan cerca.



La clasificación norcoreana a Sudáfrica 2010 fue dramática a más no poder. A la última fecha llegaban con 11 puntos y +2, Arabia 11 puntos y 0 e Irán con 10 y +1. Ellos visitaban a Arabia y los iraníes a los ya clasificados de Corea del Sur. Ganando pasaban. Si empataban, debían esperar que sus vecinos les dieran una mano. Su partido, llenó de emotividad finalizó a cero, dejando sin chances a Arabia. Pero a 10 del final en Seúl, Irán ganaba por la mínima. Corea del Norte estaba condenado al repechaje hasta que Ji Sung Park igualó el partido. Así, ambas Coreas se inscribían en Sudáfrica. Arabia cortaba una racha de 4 mundiales consecutivos.



A pesar de recordarse por ser un final dramático, lo que más queda grabado en la memoria al evocar ese partido fue una mano. Irlanda y Francia disputaban un repechaje por el último cupo rumbo a Sudáfrica 2010. En Dublin habían ganado los galos por la mínima, con lo cual tenían servida la mesa. Pero a los 33 minutos Robbie Keane enmudecía Saint Denis y emparejaba la serie. Como no hubo más goles en los 90 minutos, se recurrió a la prórroga donde todo avanzaba comúnmente hasta que faltando un tiempo para los penales, un avance francés ve como Henry utiliza la mano para amortiguar el balón y cederlo a Gallas para que convirtiera a placer. Los airados reclamos británicos no sirvieron de nada y Francia se instalaba en el mundial africano.



Luis Armandoski

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada