martes, 8 de octubre de 2013

Eliminatorias: Clasificaciones agónicas (Parte 3)

Camino a Inglaterra 1966. El grupo 5 estaba conformado por Holanda, Suiza, Irlanda del Norte y Albania. Para la última fecha, los suizos estaban igualados en puntos con los norirlandeses y debían recibir a Holanda con la obligación de ganar. Y así lo lograban hasta el minuto 64, cuando Laseroms igualaba el tanto helvético de Hosp. Con el empate, Irlanda del Norte tenía en bandeja la clasificación, sabiendo que debían visitar a los albanos. Pero cuando acababa el partido, Anton Allemann sacaba un derechazo y anotaba el desequilibrio que aseguraba al menos un partido de definición. Pero no iba a ser necesario, ya que Albania le rasguñó un punto a los norirlandeses y los suizos clasificaron al mundial inglés. La algarabía del partido en Berna valía doble.


El sufrimiento sueco en 1973 parecía eterno. Primero, para forzar un partido de desempate ante Austria (Hungría quedaba desafectado a pesar de igualarlos en puntos por diferencia de goles) debían ganar en Malta, con un escenario adverso. Comenzaron cayendo, pero rápidamente lo dieron vuelta, para así disputar ante los austríacos una definición en Gelsenkirchen. Allí impusieron sus pergaminos y el 2-1 a favor se selló en el primer tiempo. Costó pero valió.


Cuatro años antes, Argentina vivía uno de sus momentos más trágicos al ser eliminados por Perú en La Bombonera. Y el miedo en 1973 se mantenía, más aun cuando necesitaban vencer a Paraguay en casa para clasificar a Alemania. Cualquier otro resultado les haría comprar televisores, y ya los cotizaban cuando Escobar abría el marcador. Sin embargo, el Ratón Ayala emparejaba todo rápidamente, y ponía la tranquilidad recién en el segundo tiempo. Sobre el final, Guerini hacía respirar al país más futbolero del mundo.



Ya había sufrido Marruecos para sortear la primera fase eliminatoria rumbo a Estados Unidos 1994. El desafío ante los tunecinos los fortaleció para un rival quizás más peligroso: Zambia de Kalusha. A pesar de la tragedia sufrida por los zambianos, estos tenían el favoritismo para clasificar. Ambas selecciones compartían grupo con Senegal, y solo uno clasificaría. Los marroquíes sacaron leve ventaja al vencer en Senegal, con lo cual llegaron solo un punto por debajo al crucial duelo ante Zambia, a jugarse en Casablanca el 10 de Octubre de 1993. Y en él, solo pudieron anotar en el segundo tiempo, cuando Laghrissi hizo explotar el estadio. Marruecos clasificaba nuevamente a una Copa del mundo, y sufriendo.



Con el avance de la comunicación, es posible ver cada instante, a doble instancia, cada momento de un desenlace eliminatorio. Un buen ejemplo es la definición del tercer cupo rumbo a Sudáfrica 2010 en la CONCACAF, donde Costa Rica y Honduras llegaban con chances. Para la última jornada, Costa Rica (15 puntos), visitaba a un clasificado Estados Unidos, mientras los catrachos (13) viajaban a San Salvador. A la misma hora, los ticos se adelantaban rápidamente 0-2 ante un aparente Estados Unidos despreocupado, mientras que Honduras solo pudo desequilibrar bien entrado el segundo tiempo. Pero este resultado solo les servía para un repechaje ante Uruguay. Eso, o que Estados Unidos se impusiera en su casa, y así parecía ser cuando Bradley descontaba a 20 del final. El reloj corría y la gente en El Salvador seguía en las tribunas, hasta que estallaron de júbilo al enterarse del cabezazo de Bornstein, a los 94 minutos de juego. Honduras regresaba a un mundial tras 28 años y Bornstein puede vivir una vejez de lujo en San Pedro Sula si así lo deseara.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada