lunes, 7 de octubre de 2013

Eliminatorias: Clasificaciones agónicas (Parte 2)

El Grupo 2 europeo rumbo a Chile 1962 lo componían Francia, Bulgaria y Finlandia. Antes del último duelo entre búlgaros y franceses en Sofia, ambas escuadras habían vencido en todos sus duelos ante los escandinavos, mientras que los galos habían vencido con claridad a Bulgaria en Paris. Pero como la diferencia de goles no era factor, Francia para clasificar necesitaba un punto en Bulgaria. De lo contrario, partido de definición. Y la cosa pintaba bien, ya que el 0 se mantenía. Esto hasta el minuto 89 cuando Illev puso el 1-0 para Bulgaria. Luego, en el desempate en Milan, los búlgaros repetirían el marcador y Francia quedaba relegada. Estuvieron a un minuto de decir presente en Chile 1962.



Haití tenía la gran chance en 1973: el hexagonal que iba a entregar un cupo para Alemania Federal 1974 se iba a disputar en su país. México iniciaba con dudas, y Haití no paraba: sendos triunfos ante Antillas Holandesas, Trinidad y Tobago y Guatemala. Le restaban dos partidos, el primero ante Guatemala. Era necesario sellar la clasificación ahí, ya que luego jugarían ante el favorito México, y una derrota complicaba todo. El empate ante los guatemaltecos servía, pero comenzaron con un gol en contra rápidamente. El partido pasaba y los nervios se apoderaban de los haitianos, que solo pudieron ver la alegría luego del doblete de Sanon. Así, doble triunfo haitiano: campeones de la Copa CONCACAF y el único boleto hacia un mundial que obtendrían en su historia.



Alemania jamás había perdido partido alguno por eliminatorias y contra ese récord debía luchar Portugal en 1985. La tarea se duplicaba sabiendo que el partido sería en terreno germano. La única posibilidad de clasificación para los lusos era un triunfo, ya que un empate los igualaba en puntaje con Suecia, pero eliminados por diferencia de gol. Así, Portugal saltaba a la cancha para hacerle frente a la selección de Brehme, Littsbarski y Rummenigge, y dirigidos por Beckenbauer. Terminado el primer tiempo, la tarea estaba ahí. Cero a cero que dejaba abierto el marcador. Eso, hasta que Carlos Manuel saca un zapatazo que se le coló al Schumacher y Portugal se adelantaba en el marcador. Este se mantuvo así hasta el final y así se desataba el júbilo portugués, que tenía todo en contra. Volvían a un mundial tras 20 años de espera.



Como no, Irlanda del Norte vs. Irlanda es un clásico. Y este partido cobraba más emoción si decidía el cupo para un mundial. Era el apretado grupo 3 europeo rumbo a Estados Unidos y para la última fecha, Dinamarca tenía 18 puntos, España 17 e Irlanda 17. Dos clasificaban y España recibía a los daneses, mientras se disputaría el clásico irlandés en Belfast. A Irlanda le bastaba el empate siempre y cuando no empataran españoles y daneses. Pero todo comenzaba mal cuando Jimmy Quienn adelantaba a los del norte. Hierro adelantaba a España e Irlanda necesitaba un gol. Y llegaría gracias al tanto de John Aldridge. Festejo sureño y Dinamarca para su casa. Sufrieron más de la cuenta los dirigidos por la Jirafa Charlton.




Esta historia tuvo tintes trágicos. Grupo 3 africano que reunía a Camerún, Egipto, Costa de Marfil, Libia, Sudán y Benín. Para la última fecha, Camerún llegaba con un punto de ventaja sobre los marfileños, y debían recibir a un eliminado pero duro Egipto, mientras el equipo de Drogba viajaba a Sudán. El triunfo de estos últimos no se hizo esperar y Camerún solo dependía de un triunfo ante los egipcios para clasificar a su quinto mundial consecutivo. Todo comenzaba bien cuando Douala inauguraba el marcador a los 20 del primer tiempo. Sin embargo, a 10 del final de partido, Shawky igualaba el marcador y silenciaba el coloso de Yaoundé. Esto hasta que en el minuto 94, Camerún tenía la opción de su vida: penal que patearía Pierre Wome. Solo bastaba que anotase para un nuevo mundial, pero su pierna zurda dijo otra cosa. Costa del Marfil clasificó, y se comentaba que fanáticos camerunenses llegaron a quemar la casa de Wome. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada