viernes, 9 de marzo de 2012

Emelec semifinalista en Copa Libertadores 1995

El Emelec es uno de los grandes de Ecuador. Junto con Barcelona, son los principales equipos de Guayaquil, ciudad eminentemente futbolera. Sin embargo, a pesar de su poderío en la liga local, el Ballet Azul, como es conocido el Emelec, nunca pudo lograr una actuación sobresaliente en el campo internacional. Este equipo fue uno de los siete que inauguraron oficialmente el fútbol de clubes a nivel sudamericano, participando en la Copa de Campeones de 1948, desarrollada en Santiago. En aquel torneo, solamente obtuvo un punto, en el debut del certamen ante el anfitrión Colo Colo. Luego de aquella aventura, sólo fueron destacadas sus actuaciones en la Copa Libertadores de 1968 y 1990, eso hasta llegar a 1995.



El Expreso Azul obtuvo el campeonato de primera división en 1994, con la gran actuación goleadora de Eduardo ‘el Tanque’ Hurtado. El empate ante Aucas el 11 de Diciembre lo consagraba por octava vez. De esta forma, adquiría los boletos para participar en su décimo primera Copa Libertadores, junto con El Nacional de Quito. Bajo la dirección técnica del uruguayo Juan Ramón Silva, y jugadores como Iván Hurtado, Augusto Porozo, Luis Capurro, Máximo Tenorio, y el argentino Antonio Vidal González, además del goleador Hurtado, Emelec se aprontaba con objetivos importantes para esta nueva edición de la Copa. Debutarían en el George Capwell ante sus compatriotas el 22 de Febrero. Empataron a un tanto, anotando Ivo Ron para los guayaquileños. Luego era el turno de recibir a dos potencias brasileñas, como Palmeiras y Gremio. Ante los paulistas, Emelec se vio claramente superado, cayendo por 1-3 (Vidal González). En el Verdao, un tal Roberto Carlos anotó en dos ocasiones. Luego era el turno de recibir a Gremio, logrando un empate a dos goles, con anotaciones de Fajardo y Hurtado. Paulo Nunes y Jardel convirtieron para los de Porto Alegre, en un partido que, sería el apronte para uno de mayor envergadura. Con 2 puntos sobre 9 de local, la tarea de Emelec parecía compleja. Era imperativo vencer en Quito, cuestión que lograron gracias a los tantos de Capurro y Fernández. Con este escenario, Emelec podía perder ambos partidos en Brasil y clasificar, siempre y cuando El Nacional pasara por la misma situación. Y así mismo fue. El Expreso Azul cayó en Sao Paulo 2-1 (Hurtado y 2 tantos de Edmundo para el local) y en Porto Alegre 4-1 (Vidal González). Esto, sumado a las poco decorosas derrotas de El Nacional en Brasil (7-0 y 2-0), le daba el pase a el equipo de Silva para los octavos de final.

En octavos de final se medirían ante Cerro Porteño, que había vencido con bastante autoridad en su grupo compuesto por Olimpia, Caracas y Trujillanos. El equipo de Asunción tenía en su plantel figuras reconocidas tales como Fernández, Gamarra, Struway, Enciso, Cabañas, Ferreira y Torales. El primer encuentro sería en el Modelo, donde Emelec impuso su autoridad con un 2-0 (Verduga y Hurtado). Con la llave abierta, el equipo paraguayo devolvió las gentilezas en La Olla., teniendo que recurrir a los penales. En una definición que se siguió por radio en Guayaquil (el canal de TV que transmitía se fue a negro), los jugadores guayaquileños no fallaron en sus lanzamientos, mientras que escuchaban que Ferreira desviaba el suyo. Con esto, la alegría del equipo eléctrico se extendió dentro de la amargura cerrista.



Ya en cuartos de final, nuevamente la tarea sería difícil. En el camino estaba el Sporting Cristal de Perú que contaba con figuras como Nolberto Solano, Flavio Maestri, Germán Pinillos y Roberto Palacios. El conjunto limeño se había impuesto con comodidad en su grupo (compuesto por Bolívar, Alianza y Wisltermann) y había dejado en el camino en octavos al Caracas venezolano. La ida se jugó en Guayaquil el 26 de Julio, con una gran actuación del equipo guayaquileño. Dos tantos del ‘Tanque’ Hurtado más uno de Vidal González, determinaron el 3-1 ante Cristal (descuento de Asteggiano). A la semana siguiente, en Lima, el empate a un tanto (Tenorio) le dio el histórico paso a semifinales al equipo azul.



En semifinales lo esperaba Gremio, sí el mismo de la primera fase. El conjunto dirigido por Luiz Felipe Scolari contaba con un amplio número de figuras: Paulo Nunes, Jardel, Magno, Dinho, Adilson, Arce, entre otros. El 9 de Agosto se jugaría el partido de ida en Guayaquil, manteniéndose el marcador en blanco. La vuelta, una semana después, se jugaría en el Estadio Olímpico. El dominio de Gremio fue claro, ayudado por el juego especulativo de Emelec. La expulsión de Rehermann por juego brusco facilitó la tarea de Gremio, que al poco rato abrió el marcador a través de Paulo Nunes. A los 40’, Jardel estiraría las cifras, haciendo casi imposible el paso a la final de Emelec. Sumado a los dos goles adentro, otra expulsión, esta vez de Verduga, sentenció la llave y sólo la heroica actuación de los nueve hombres en cancha impidió una humillante goleada. 



Gremio avanzó a la final que ganaría ante Atlético Nacional. Emelec, por su parte, dejó una grata impresión en la Copa, ayudado por la jerarquía indiscutible de sus jugadores, la mayoría de los cuales era número puesto en la selección ecuatoriana en la década de los noventa.


Por Luis A.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada